Turismo Accesible, profundicemos sobre este concepto.

Imagina por un momento que…

No puedes acceder a un restaurante, porque eres usuaria en silla de ruedas y tan solo tres escalones te lo impiden. O bien, no puedes ir al cine si tienes una discapacidad auditiva, porque la película no está subtitulada o no hay un intérprete que te ayude a comprenderla.

¿Cómo te sentirías?

Viajar es ejercitarse, conocer, divertirse, relajarse…

Todas las personas tienen el mismo derecho a disfrutar de su ocio, viajes, vacaciones y gozar de esas sensaciones, pero desafortunadamente la realidad es bien diferente y no todas disponen de las mismas oportunidades.

Sin embargo, sería un error pensar que las personas con discapacidad no viajan.

Según los resultados del Observatorio de Accesibilidad del turismo en España, aportados por la Fundación Once, las personas con discapacidad viajan casi con la misma frecuencia que las que no la tienen, 8 viajes de media en los últimos dos años, frente a 7 viajes de media en el mismo periodo.

Así mismo, otro estudio, aportado por la Fundación Adecco, muestra que el 56% de las personas con movilidad reducida y otras discapacidades, renuncia a irse de vacaciones por falta de accesibilidad en alguno de los puntos del ciclo del viaje.

Analizamos el concepto de Turismo Accesible

En la actualidad no existe una definición concreta del término turismo accesible, la gran evolución que ha experimentado este concepto ha dificultado adoptar una única definición a nivel internacional.

La definición más utilizada recientemente, por ser la más amplia e incluyente, es la realizada por Dancy y Buhalis, que señala que:

“El turismo accesible es una forma de turismo que implica procesos colaborativos entre las partes interesadas que permite a las personas con necesidades de accesibilidad, incluidas las dimensiones de acceso de movilidad, visión, audición y capacidades cognitivas, funcionar de manera independiente y con igualdad y dignidad a través de la oferta de productos, servicios y entornos turísticos basados en el Diseño Universal. Esta definición adopta un enfoque del ciclo vital de las personas. El beneficio de la accesibilidad en el turismo se hace patente en todas las personas a lo largo de su vida. En ellos se incluyen a personas con discapacidades permanentes y temporales, personas mayores y familias con niños.»

Como resultado de esta definición, podemos destacar las siguientes conclusiones sobre el concepto de turismo accesible:

  • Este concepto hace alusión a todas las personas. Desgraciadamente nadie estamos exentos de nada, y en cualquier momento de nuestra vida nos pueden diagnosticar una enfermedad o podemos sufrir un accidente. También hay situaciones que no podemos cambiar como que todos envejecemos o que queramos formar una familia. Esto pone de manifiesto que cualquiera de nosotros puede formar parte de este grupo.
  • La idea de turismo accesible va más allá de eliminar barreras arquitectónicas. Cuando hablamos de turismo accesible no sólo nos referimos a la eliminación de barreras físicas, sensoriales, de la comunicación o sociales, sino que tiene por finalidad lograr que los entornos, productos y servicios turísticos puedan ser disfrutados en igualdad de condiciones por cualquier persona con o sin discapacidad.
  • Se debe tener en cuenta todos los factores que rodean la experiencia del viaje en su conjunto, de nada sirve adaptar un recurso turístico si no podemos llegar a el por falta de transporte accesible.
  • La accesibilidad en el turismo es obligatoria y un derecho. Para garantizar la integración de todas las personas al sector turístico, debe existir una buena coordinación entre el sector público y privado.

 

Principios que debe regir el Turismo Accesible

Cualquier mejora en este tema nos beneficia a TODOS, por tanto se debe apostar por una sociedad inclusiva, velando por el cumplimiento de la accesibilidad universal y la aplicación del diseño para todos en los entornos, bienes, productos y servicios que la sociedad ofrece a los ciudadanos, teniendo en cuenta su:

Diversidad: ofrecer establecimientos y destinos teniendo en consideración las necesidades y características individuales de las personas.

Igualdad: para que todas las personas puedan participar en las actividades turísticas y de ocio en las mismas condiciones.

Autonomía: garantizar su independencia durante todas las fases del viaje.

Seguridad: todo ello sin correr riesgo, teniendo en cuenta las condiciones de seguridad para todos los visitantes y medidas de protección.

 

Retos del Turismo Accesible

La accesibilidad se ha convertido en un requisito básico para medir la calidad de los servicios turísticos. Sin embargo, y a pesar de los incuestionables esfuerzos que se han realizado durante los últimos años, siguen existiendo aún grandes retos que nos impiden hablar de un turismo accesible integral. Aquí exponemos algunos de ellos:

Cadena de valor turística:

El turismo accesible sólo existe cuando la accesibilidad se ha incorporado a toda la cadena de valor del turismo.

Por tanto, hay que tener en cuenta todas las fases del viaje en su conjunto: su planificación, búsqueda de información turística y la contratación de servicios, los transportes públicos o privados, el alojamiento, las actividades turísticas y de ocio, el uso y disfrute de las infraestructuras, espacios culturales y el retorno.

Sin embargo, es habitual que alguno de estos eslabones presente carencias de accesibilidad, lo que conlleva que las personas no puedan ser autónomas en todas las fases de su viaje.

No se trata únicamente de tener un hotel o una atracción turística accesible.

Retos del Turismo Accesible

Falta de información sobre accesibilidad:

Realmente no hay información fiable ni de calidad y en parte se debe al gran desconocimiento que las personas del sector turístico tienen sobre esta materia.

Aunque muchos de los recursos turísticos se anuncian como accesibles la realidad es bien distinta y la mayoría no ofrecen el servicio que requiere la persona en concreto.

Como consecuencia, planificar un viaje a una persona con discapacidad le supone un reto.

Además se suma la falta de información sobre las tarifas reducidas, para las personas con necesidades especiales, o la escasez de elementos de señalización, para identificar los distintos espacios o recursos existentes, dar información y orientar a los visitantes para facilitar el uso y disfrute del entorno.

Ausencia de un distintivo oficial sobre accesibilidad:

No existe un distintivo único y oficial de turismo accesible en España, que catalogue de manera universal la accesibilidad de los destinos a través de unas pautas claras y rigurosas.

Es cada vez más necesario diagnosticar la accesibilidad en el turismo, para permitir a las personas con discapacidad localizar con mayor rapidez los establecimientos turísticos accesibles y favorecer la mejora de infraestructuras y servicios para recibir a este colectivo.

Normalización de los costes:

A las personas con discapacidad, por asegurarse la accesibilidad de su viaje, les supone un desembolso superior a del resto de personas. Entorno a un 28%.

Nos encontramos ante una situación que al día de hoy no está normalizada. Las habitaciones adaptadas las ofertan los hoteles más lujosos, el alquiler de coches adaptados son de alta gama. Simplemente estamos hablando de una necesidad para velar por la seguridad del cliente en sí y no de un capricho.

Falta de formación del personal:

Muchos de los profesionales de sector turístico no saben como tratar adecuadamente a una persona con discapacidad. Esto crea una situación incómoda por ambas partes.

Tan importante es adaptar un recurso, como formar al personal que está de cara al público, en atención a clientes con discapacidad y necesidades específicas.

Webs no accesibles:

En la elaboración de una página web se deben tener en cuenta las pautas y criterios de accesibilidad, para lograr que sean utilizables por todas las personas, independientemente de sus capacidades personales.

Todo diseño web debe permitir que cualquier persona, con cualquier dispositivo desde el que accede a internet, pueda percibir, entender, navegar e interactuar en la web con autonomía.

 

Importancia del Turismo Accesible

Muchos ignoran el increíble potencial que tiene adaptar los establecimientos turísticos a la demanda de todas las personas.

Desde mi punto de visto el más importante es el social, la falta de accesibilidad es sinónimo de discriminación.

Por tanto, el introducir el concepto de turismo accesible en los destinos servirá, para concienciar a la sociedad sobre la accesibilidad y ayudará a su vez a combatir los prejuicios y discriminación que sufren estas personas.

Señal con icono de discapacidad

Pero a parte de esto, el turismo accesible, también es un gran motor económico y es una gran oportunidad de negocio por varios factores:

Estacionalidad

Las personas mayores, al estar jubiladas, no trabajan y un número elevado de personas con discapacidad no tienen responsabilidades laborales, por lo que es un colectivo que al disponer de más tiempo para viajar lo pueden hacer en cualquier época del año.

Multicliente

Tienen una propensión a viajar acompañadas mayor que las personas sin discapacidad, lo que supone una gran oportunidad de negocio para el sector.

Son clientes altamente rentables

La personas con discapacidad se gastan un promedio de 82,30 euros más al día, casi el doble que los viajeros sin discapacidad, para asegurarse condiciones de accesibilidad. Además,  en ocasiones en el lugar del destino suelen requerir de servicios adicionales tales como: compra de medicamentos, alquiler de sillas de ruedas…

Calidad

Accesibilidad es sinónimo de buena calidad.  El invertir en infraestructuras, servicios e información y por tanto estar más preparados para recibir a todo el mundo, añade valor al influir también en la calidad de vida de los clientes.

El simple gesto de querer ser accesible puede cambiar muchas vidas y la de su negocio.

Fidelidad

Es un colectivo muy fiel, normalmente se mueven más por la accesibilidad del destino en sí, que por que realmente quiera visitar dicho destino. Si su estancia ha sido agradable, sin barreras y ha recibido un trato correcto del personal, es muy probable que repitan su experiencia y recomienden el lugar.

Mercado en crecimiento

En España hay 4 millones de personas con discapacidad, lo que supone el 10 % de la población, y 8’6 millones de personas mayores de 65 años, lo que supone un 19% de la población española.

Se prevé una tasa de crecimiento anual del 1,2 % hasta 2020.

 

Conclusiones

Me gustaría compartir contigo una frase que me impactó del libro «Finales que merecen una historia» de Albert Espinosa.

«SI NO ENTRAMOS TODOS, NO ENTRA NADIE»

En uno de sus capítulos, este es el lema que se impone su protagonista usuaria en silla de ruedas. Es su manera de protestar y criticar todos esos lugares que no son accesibles. 

¿Os imagináis que todos hiciésemos lo mismo? Que dejásemos de frecuentar ciertos lugares como restaurantes, gimnasios… simplemente por discriminar su entrada a ciertas personas al no ser accesibles.

¡Un pequeño gesto puede cambiar muchas cosas!

Me interesa tu opinión ¿Habías escuchado antes hablar sobre el turismo accesible?

¡Comparte!