fbpx

El frío cada vez es más evidente, las primeros copos de nieve ya han caído y las estaciones de esquí se están preparando para abrir sus puertas. ¡En nada empieza la temporada de esquí adaptado y con ella la oportunidad para practicar uno de los deportes más excitantes que existen!

Imagínate por un momento deslizándote por las pistas, sintiendo la nieve en cada giro, mientras te invade un sentimiento de libertad a la vez que disfrutas del contacto con la naturaleza y el entorno. Una gran experiencia, ¿verdad?

Las mejoras en accesibilidad por parte de las estaciones de esquí, la adaptación del material utilizado para su practica a las necesidades de cada persona y la gran labor de muchas fundaciones, como la Fundación También y la Fundación Deporte y Desafió, a través de formaciones, cursos de iniciación y de perfeccionamiento, han permitido que cualquier persona tenga la posibilidad de experimentar este deporte sin barreras y sin correr ningún riesgo.

Por eso no es de extrañar que cada vez sean más las personas con o sin discapacidad que apuestan por la práctica del esquí.

Si eres un amante del esquí o te gustaría practicarlo por primera vez, no te pierdas este artículo donde te hablo del esquí adaptado y las mejores estaciones de esquí accesibles en España para practicarlo.

¿Sabías cómo surgió el esquí adaptado?

Como curiosidad, te pongo en antecedentes…

Seguramente te sorprenderá cuando te diga que como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, como un medio de rehabilitación para los soldados que habían quedado heridos tras esta guerra.

Franz Wendel, a quién habían amputado una pierna, fue el primer esquiador con discapacidad. Sólo le hicieron falta unos esquís cortos unidos a una muleta para esquiar y desplazarse sobre la nieve sin perder el equilibro. ¡Pero tranquilo! Desde entonces el material ha evolucionado muchísimo.

A finales de los años 40, la Asociación de Esquí de Austria comenzó a financiar una división de esquí para personas con discapacidad. A partir de ahí, comenzaron a desarrollarse en Europa y América diversos programas de esquí para personas con diversidad funcional.

Y así es como el esquí adaptado, una actividad del turismo accesible se ha vuelto cada vez más popular entre las personas con discapacidad.

Modalidades del esquí adaptado

El equipamiento principal incluye estábilos de esquí, son bastones adaptados que proporcionan mayor estabilidad y permiten girar con más facilidad, silla-esquí y esquís individuales.

En función del grado de discapacidad de la persona y de los materiales empleados para la practica del esquí adaptado se distinguen diferentes modalidades:

Monoski

Persona con discapacidad esquiando en un monoski.La foto se ha publicado bajo licencia CC BY-SA 2.0 en el Flickr del usuario Michael W Murphy.

Han sido desarrollados para personas que esquían en una posición sentada y consiste en una silla que va unida a un único esquí.

La persona que utiliza este equipo debe ser alguien con fuerza en la parte superior del cuerpo, equilibrio y movilidad de tronco. 

Este diseño dinámico permite esquiar de forma independiente ayudado de dos estábilos para el equilibrio y los giros.

Bi-Ski

Se trata de una silla con dos esquís que dan una base más ancha y mejor estabilidad que un monoski. 

Esta silla está indicada para aquellas personas que tengan una lesión muy alta o con personas con mucha limitación de movimiento y fuerza en la parte superior del cuerpo

Para los esquiadores principiantes y aquellos que necesitan más ayuda existen diversos accesorios como una barra de asistencia que permite al esquiador acompañante manejar la silla y unas cintas que lleva el monitor de esquí, para poder sujetarle.

Con el bi-ski también se puede esquiar de forma independiente ayudado de dos estábilos que le sirve de ayuda en el equilibrio y los giros.

Kart-Ski

Es la silla ideal para las personas que quieran esquiar de forma independiente sin las necesidades técnicas que requieren las sillas Mono-ski o Bi-ski. 

El esquiador mueve directamente sus esquís gracias a dos mangos situados en los laterales. También permiten el frenado en cuña inclinando la parte trasera. 

3 Huellas

Es llamado 3 huellas porque lo conforman un esquí normal y dos estábilos.

Esta modalidad la practican personas con amputaciones de un miembro inferior, hemiplejía

Requiere que el deportista tenga suficiente fuerza y equilibrio en la pierna de apoyo. 

4 Huellas

Se utilizan dos esquís y dos estábilos. En ocasiones, se utilizan sujetadores que conecta la punta de los esquís para evitar que se crucen o permitir un mejor equilibrio.

Destinado a personas con dificultades cognitivas y de desarrollo.

Esquí adaptado para personas con discapacidad visual

Éste es un deporte en equipo en el que se necesita de un monitor para guiar los descensos en pista y está indicado para personas con ceguera parcial o total. 

Las personas con resto visual, ceguera parcial, siguen al guía de forma precisa, intentando pisar la trazada de sus esquís por lo que la coordinación entre ambos es fundamental. El guía puede hacerle gestos muy claros para darle información o ayudarse con la voz, micrófono y auriculares.

En el caso de los esquiadores totalmente ciegos, el guía le da las indicaciones con un megáfono.

Mejores lugares donde esquiar

En nuestro país existen diversas estaciones de esquí donde poder disfrutar del esquí adaptado.

Pero, las 3 mejores estaciones de esquí accesibles de España son:

La Molina, Pirineo Catalán

La Molina, en el Pirineo de Gerona, es la estación de esquí más accesible de toda España.

Ha sido reconocida por la Agència Catalana de Turisme, como promotora del deporte y del turismo adaptado. Ganó en 2009, un premio de accesibilidad de la Asociación Internacional para las Instalaciones Deportivas y Recreativas (IAKS), convirtiéndose así en la segunda estación del mundo en lograrlo. Y, además, han acogido pruebas de la Copa del Mundo IPC con asiduidad. ¡Ahí es nada!

Gracias a la colaboración de la Fundación Johan Cruyff y la asociación Play and Train, La Molina ha adecuado sus infraestructuras, las entradas a los telesillas y ha dotado a la pista de debutantes El Bosquet de un remonte adaptado con la anchura suficiente de la cinta y la barandilla para que puedan ser utilizados por esquiadores monoski o biski con mejor equilibrio y seguridad.

También cuenta con restaurantes y aseos adaptados y aparcamientos reservados para personas con movilidad reducida.

Además, pone a disposición de los esquiadores material de alquiler específico para diferentes tipos de discapacidad y el Centro de Deporte Adaptado Play and Train cuenta con monitores especializados en clases de esquí, snowboard o paseos en esquí tándem.

¡Pero esto no es todo! En verano, cuando la nieve desaparece también puedes disfrutar de este entorno tan maravilloso realizando actividades deportivas adaptadas como excursiones con handbikes.  

Sierra Nevada, Granada

Telesillas en la estación de Sierra nevada con las montañas de fondo nevadas.

Sierra Nevada está cada vez más comprometida con el deporte adaptado y más concienciada sobre la importancia de la inclusión. En los últimos años ha realizado mejoras para eliminar barreras y hacer una estación más accesible y para todos.

Sus instalaciones cuentan con aparcamientos reservados para personas con movilidad reducida, un itinerario asequible hasta el edificio principal, telesillas accesibles, material de esquí adaptado, personal cualificado para la atención a las personas con discapacidad y monitores especializados en clases de esquí adaptado.

También dispone de restaurantes y aseos accesibles.

El Cerler, Aramón Huesca

Estación de esquí de Cerler, con mesas de madera a pie de pista. Los alrededores están nevados y con niebla.La foto se ha publicado bajo licencia CC BY-NC 2.0 en el Flickr del usuario Miguel Vicente Martínez Juan.

Cerler, es otro punto perfecto para practicar esquí adaptado y es que prácticamente en todas sus instalaciones esta presente la accesibilidad.

Tiene un Cetro de Bienvenida para las personas con discapacidad donde te atenderán encantados. 

Entre las características que la convierten en una de las mejores estaciones para esquiar son: disponibilidad de plazas de aparcamiento reservadas para personas con movilidad reducida, fácil desplazamiento por las instalaciones sin apenas barreras arquitectónicas, accesos bien señalizados y aseos adaptados.

Casi todos los remontes (a excepción Sarrau y el telesilla Ampriu) pueden ser utilizados por las personas con discapacidad. 

Tras unas bajaditas por pista, si te entra hambre también hay restaurantes adaptados para que puedas comer algo, Ampriu 50’S, Barbacoa Ampriu y Trattoria Ampriu, contando todos ellos con aseo accesible.

¿Aún no os decidís a practicar esquí adaptado? Estoy segura que tras la experiencia que os comparto en este vídeo de Miguel Nonay, un viajero en silla de ruedas, esquiando en la estación de Cerler cambiaréis de opinión. Podéis encontrar más información en su web Viajeros sin límite.

Tras leer este artículo te habrás dado cuenta que el esquí adaptado es una actividad deportiva de sensaciones y superación, ¡que nada te frene a practicarlo!

Me interesa tu opinión, ¿has practicado alguna vez esquí adaptado? De ser así, ¿dónde? Y si no, ¿cuál es el motivo que te frena a experimentar este deporte? Cualquier comentario sobre vuestra experiencia con el esquí adaptado será de utilidad para otros viajeros.

¡Comparte!